LA POLICÍA NACIONAL IMPARTE CLASES SOBRE SEGURIDAD EN LAS REDES SOCIALES

Durante tres días seguidos, el Inspector de la Policía Nacional, Luis Alberto Luaces, está impartiendo diversas sesiones en Montecastelo sobre el uso seguro de la web, las redes sociales y aplicaciones informáticas de riesgo –como los programas de p2p– a los alumnos de ESO, BAC y Ciclos, respectivamente.

El Inspector advirtió a los alumnos que lo que más problemas está causando a la Policía, en la actualidad, es el mal uso de las redes sociales por parte de menores, puesto que su nivel de seguridad “es de cero“, es decir, que cualquier persona con un mínimo de conocimientos informáticos puede acceder al perfil, a nuestros datos personales, hábitos, fotos, formas de ser y peculiaridades. Por ello, aconsejó a los alumnos que su presencia en estas redes sociales debería limitarse, al menos mientras sean menores de edad, a un nick y a un avatar.

En España se conectan más de 20 millones de personas al día a las redes más populares, por lo que se hace prácticamente imposible un control estricto; de ahí la importancia de la responsabilidad personal de cada uno para adoptar medidas de seguridad que no nos expongan a los ciberdelincuentes, o de tener el suficiente sentido común para no hacer un mal uso de estas herramientas.

Peligros, faltas y delitos

Si algo tiene en jaque mate a la Policía es la enorme cantidad de delitos y de faltas que se están cometiendo a diario en estas plataformas, que van desde el más leve de injurias hasta los más graves como el de la pederastia o la pornografía infantil. En este sentido, el Inspector volvió a recordar que “foto subida a la red, es foto perdida”. Una foto que puede ser usada por terceros para crear cuentas falsas y procurar la amistad de otros menores, a los que tratan de “conquistar” para sus perversas intenciones. Cuando un menor ha sido engañado, y le ha hecho entrega de fotos personales –casi siempre íntimas–, el delincuente pasa a la acción, procurando “una cita a ciegas” en la que le exige que se someta para no verse chantajeado con la publicación de las fotos en los ámbitos próximos del menor –colegio, grupos de amigos, cuentas de equipos deportivos, etc.–.Los pederastas se han especializado en las redes sociales por el límite legal de 14 años para abrir una cuenta.

Algo más próximo puede resultar lo que ocurre con los delitos de faltas por injurias. De nuevo, la prudencia es la clave para no verse envuelto en uno de estos problemas que pueden terminar en un juicio ante un juez. Nadie debería subir a la red una foto en la que aparezcan terceros y no se cuente con su permiso expreso para realizarlo. Al perder el control de las imágenes, cualquiera puede usarla para fines poco honestos y verse envuelto en una denuncia sin haberlo pretendido. El Inspector aseguró que tienen la obligación legal de investigar todas las denuncias, y casi todas las que llegan al juzgado suelen acabar en condenas.

poliredessociales1

Programas de p2p y tipos de seguridad en las páginas

Con respecto a los programas de intercambio de archivos, aconsejó que no sean utilizados nunca por menores, porque su uso está siempre en el ámbito del delito. Advirtió que, en nuestro país, aunque sea delito, no se persigue –por falta de recursos– la copia privada. Lo que sí se persigue es el ánimo de lucro que se puede dar con la simple donación a terceros de un contenido descargado y protegido por los derechos de propiedad intelectual. Otros problemas de estos programas es el bajo nivel de seguridad en que dejan a nuestro equipo, ya que abren puertos que pueden ser usados por estafadores, recolectores de información privada y sensible, y es lugar de predilección por el que se mueven a sus anchas, de manera oculta, todo tipo de material pornográfico –adulto e infantil– que uno puede llegar a descargar incluso accidentalmente. En ese caso, el Inspector Luaces aconsejó que se denuncie siempre a la Policía.

Hubo también tiempo para abordar otros temas como las estafas en páginas de subastas, la ingeniería social a través de correos encadenados y hoax, entre otros, en una sesión que fue muy participativa y enriquecedora.

poliredessociales2