PADRES: EL MOTOR DEL COLEGIO

Montecastelo es un colegio abierto, activo y dinámico; cuyo motor es, sobre todo, los padres. La labor educativa del colegio sería insuficiente sin ellos. Y esto no son simples palabras sino que se demuestra en el día a día: conferencias, torneos de fútbol, voluntariado, clubes de lectura o simplemente reunirse alrededor de una mesa son algunas de las actividades que hace el APA del Colegio.

El Club de Padres, el lugar donde tienen sus reuniones, se está quedando pequeño. Y ni cortos ni perezosos, se lanzan en una mañana a quitar el antiguo tejado del club para comenzar con su remodelación. Son tantas las actividades que no pueden esperar… no paran.

Dos viernes al mes se reúnen para jugar al fútbol, y más ahora con el nuevo campo. Son muchos los que se acercan a hacer deporte y luego, tras darlo todo en el campo, tener un agradable momento de cena y tertulia.

El APA del Colegio organiza el torneo Vigo Mac de fútbol-sala que agrupa a centros educativos de toda la ciudad. El éxito está garantizado. Tanto niños como padres se lo pasan en grande.

Y no sólo deporte. “Mens sana y corpore sano”. Los retiros mensuales son una vieja tradición en el Colegio. Los tercer miércoles y jueves de cada mes, antiguos alumnos y padres dejan en “pause” sus quehaceres para adentrarse en lo espiritual. Son muchos los que acuden a estas actividades.

En el plano cultural, el Colegio ha organizado este año un Club de Lectura de antiguos alumnos. Han comenzado con Ojos de Agua, del antiguo alumno Domingo Villar. Ahora se han sumergido en la obra La lección de August, de R. J. Palacio, una de las novelas más vendidas según la lista del prestiogioso New York Times.

Todos los meses los padres vuelven a las aulas y, como uno más, comen en el comedor del Colegio. Un viernes al mes se reúnen para participar en el ciclo de conferencias en el que un padre del Colegio o un invitado explica un tema en el que es experto al resto de familias.

Las convivencias de padres e hijos se suceden. Desde la plácida estancia de padres y alumnos de primero de Primaria en la granja Kiriko hasta la violenta y emocionante batalla de paintball entre padres e hijos de 4º de ESO.

El clima de confianza entre profesores y padres es importante para mejorar el rendimiento de los alumnos. En cualquier momento, los padres pueden hablar con cualquier profesor de su hijo, además de con el preceptor, que sigue más de cerca los avances del alumno.