ASCENDIENDO AL SABER

Una montaña que hay que escalar, cuerdas, sillas, botellas de agua, sorpresas, linternas e interrogantes. Es una estrategia de motivación para el trabajo diario de los alumnos de 2º de Primaria.

Cada alumno es un escalador que va subiendo de nivel en la montaña, paso a paso,  ascendiendo hasta la cima. Conforme avanza, se puede encontrar con una cuerda para ayudar a otro compañero, regalos-sorpresa o un poco más de recreo. Los que lleguen antes a la cumbre se encontrarán con algunas sorpresas.

Se trata de conseguir el mayor número de positivos para ir ascendiendo en la montaña. Así ayudan a los demás y procuran terminar el trabajo de la mejor manera posible.

El profesor Manuel Piñeiro señala que la idea surgió “utilizando la imaginación de igual forma que los niños”.  Hace dos años, en una clase, ilustraba a los alumnos diciéndoles que el curso era como una montaña en la que tenían que ir ascendiendo y que en la parte final  tenían que bajar de la cima, hacer las cosas más rápido y mejor para pasar a la siguiente montaña de 3º de Primaria. Y en ese camino algunos alumnos van más arriba y otros más abajo.  Los alumnos guardan con cariño la figura del escalador con la que han estado durante 2º de Primaria.