MONTECASTELO EN LA JORNADA MARIANA DE LA FAMILIA

Casi un centenar de personas de Montecastelo –familias, profesores y antiguos alumnos– participó activamente en la XXVª edición de la Jornada Mariana de la Familia, celebrada el primer fin de semana del mes de septiembre. Para ello, montaron un plan muy especial en el que pudieran participar las familias enteras, y se realizó el viaje en furgonetas hasta la localidad oscense de Asín de Broto, justo debajo del Parque Nacional de Ordesa, que hizo de “campamento base” para los tres días del viaje.

Los primeros en viajar llegaron al Pirineo el jueves 3 de septiembre, y así aprovechar el viernes 4 para realizar una buena excursión por algunos de los lugares más emblemáticos del Pirineo Central, y reponer fuerzas en las casas de turismo rural donde se alojaron. El resto de los participantes realizaron el viaje el viernes para poder acudir al día siguiente a la Jornada, que se celebraba en el Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles de Torreciudad, a una hora escasa de viaje de Asín de Broto.

El sábado 5 de septiembre se celebró el acto central de la Jornada Mariana, que este año contó con el atractivo de la presencia del Obispo Prelado del Opus Dei, Javier Echeverría. Desde primera hora de la mañana, hubo actos de ofrendas de flores y frutos a la Virgen de todos los lugares de España, actuaciones familiares y una plegaria específica de las familias a la Virgen de Torreciudad. A las 12:00 h., comenzó la multitudinaria Eucaristía en la que participaron cerca de 20.000 fieles. En su homiliía, el Prelado del Opus Dei pidió la oración y el compromiso de los fieles con “los refugiados, nuestros hermanos”, con cercanía en su tragedia y siendo hombres y mujeres de misericordia. También quiso recordar la importancia de la oración por el próximo Sínodo de la Familia y el Encuentro Mundial de las Familias, que se celebrará este mismo mes con el Papa en Filadelfia (USA). Por la tarde, después de la comida al aire libre, los asistentes pudieron participar también en una tertulia con el Prelado, donde se abordaron en un tono distendido y entrañable diversos aspectos actuales que afectan a la familia.

Las familias rezaron el Rosario y participaron en la Exposición Eucarística que se celebró para terminar los actos. Tras la vuelta al campamento base, el domingo 5 se inició el regreso a Vigo. Los numerosos niños que asistieron se llevaron en el recuerdo la intensidad de los tres días de viaje, en los que disfrutaron de lo lindo en compañía de tantas otras familias del Colegio.

torreciud215