Los alumnos de 4º ESO, 1º y 2º BAC comenzaron su esperada convivencia de Madrid, acompañados de sus profesores encargados, el martes 17 de octubre, a las 9:30 h. de la mañana, cuando subieron al bus con unas más que evidentes ganas de comenzar su aventura. El viaje fue un trayecto muy aprovechado. Durante el recorrido, nuestros compañeros pudieron participar en un sorprendente concurso de chistes (en el que se proclamó ganador Javier Vila, de 1º BAC), corear un notable repertorio de canciones a coro —con desigual acierto, según nuestras fuentes— y que incluyeron los cánticos celestes de Balaídos, hacer música al más puro estilo «beatbox», dormir en los brazos de Morfeo e incluso leer El Quijote.

Todo fue bien hasta que nuestros compañeros se encontraron con un imprevisto suceso: la batería de sus dispositivos móviles se aproximó, exhausta, al 0%. Lejos de desanimarlos, se produjo un aumento del nivel de decibelios por culpa del nuevo repertorio de canciones interpretadas a viva voce, que por la zona sur del autobús ya se iban volviendo repetitivas. Así se plantaron en la capital del reino y se dirigieron a su residencia, en las instalaciones de La Veguilla.

Sesión de trabajo cooperativo 

Tras una reconfortante cena, los alumnos se distribuyeron por aulas y celebraron una reunión de trabajo sobre la situación de su curso, aspectos de mejora, dificultades, integración de los nuevos alumnos, iniciativas, horarios, etc. Fueron sesiones muy participativas en las que todo el que quiso pudo proponer sus ideas, que pasaban a discutirse. Salieron no pocas propuestas de acción y objetivos de mejora, y tan embebidos estaban en su empeño que hubo que hubieran pasado toda la noche en alegre discusión. Gracias a que las habitaciones mayoritariamente eran individuales, todos los que lo desearon pudieron dormir a pierna suelta.

Palacio Real, Centro Universitario Villanueva y Es tiempo de juego

Levantarse a las 8:30 h. de la mañana puede parecer poca cosa en un día normal, pero es que durante la convivencia no hay ni días ni noches normales. Lo justo y necesario para afrontar un nuevo día cargadito de actividades culturales.

El primer destino fue el Palacio Real. Semejante grupo tan numeroso —eran 54 los asistentes— logró poner a prueba la capacidad de reacción de los trabajadores de Patrimonio Nacional. Sin embargo, al ver la buena disposición y el interés de los asistentes, pudieron despreocuparse, salvo alguna incidencia con las fotos —prohibidas en el Palacio— y desoídas por los visitantes. Allí pudieron observar las lujosas comodidades de las que disfrutan los Borbones, la ostentación y formas que siguen al modelo versallesco de París. Entre lo más destacado se encontraba la colección de Stradivarius de cuerda, los tapices y cerámicas y el Salón del Trono. Al terminar con el Palacio, muchos se dirigieron a la Armería Real para contemplar la impresionante colección de armaduras, trofeos y pendones. Los mandobles y la enorme variedad de arcabuces fueron muy comentados por los alumnos.

Centro Universitario Villanueva

Tras regresar a comer a La Veguilla, volvieron a coger el bus para dirigirse a Mirasierra, al Centro Universitario Villanueva. En una de las aulas, los alumnos recibieron unas cuantas exposiciones sobre los estudios de Derecho, Información y Marketing que allí se imparten. Fueron sesiones eminentemente prácticas, salpicadas de abundantes ejemplos para conocer mejor en qué consiste estudiar cada de esas carreras. Les mostraron las notables instalaciones tecnológicas con que cuenta el centro universitario, aunque hemos de aclarar que el estudio de Radio y Televisión del colegio no tiene nada que envidiarle, tal y como afirmó Jorge Valeiras. Lo más espectacular fue el estudio de tv con su sistema de edición de video.

En la sala de edición de video del CU Villanueva

A la Cope, que es Tiempo de Juego

Y para finalizar el dia de la mejor manera posible nuestros compañeros pudieron asistir a la retransmisión en directo del partido de Champions Barça-Olympiakos, en el plató nº 1 de la cadena radiofónica Cope. Vieron en directo la realización del programa con ilustres tan conocidos como Julio Maldonado, alias Maldini, o Paco González. Por no hablar de Pepe Domingo Castaño y su equipo de publicidad en directo. Algunos alumnos intervinieron en antena colaborando en anuncios como el del “piponazo” —Nacho Varela– o el del jamón Navidul. Fueron intervenciones divertidas que alegraron un partido sosísimo entre catalanes y griegos. Las otras ocho pantallas, con todos los partidos de la jornada, atrajeron más la atención de los alumnos y profesores.

En el Congreso de los Diputados, con Cataluña de fondo

El jueves 19 amaneció despejado para una nueva jornada de visitas culturales. Los alumnos de bachillerato asistieron al pleno del Congreso de los Diputados, mientras los alumnos de 4º ESO visitaban el Museo Naval donde pudieron observar, en orden cronológico, toda la historia de la Marina española.

En la Carrera de San Jerónimo latía de fondo el tema de la independencia de Cataluña y se debatía la puesta en marcha del real decreto ley de medidas urgentes para facilitar la salida de empresas de Cataluña. Llamó la atención el ambiente de cordialidad entre sus señorías y el tono educado del debate. También que, a veces, pareciese un poco un patio de colegio, con llamadas al silencio y orden por parte de la Presidenta de la Cámara, Ana Pastor. Entre los ilustres se encontraban el propio ministro Luis de Guindos, Patxi López, Pablo Iglesias o Toni Cantó, entre otros.

Una vez que los grupos se hubieron reagrupado, todos fueron al Colegio Mayor Moncloa, donde recibieron una charla explicativa sobre las características, ventajas y normas para poder estudiar allí. También hubo una visita guiada por el colegio mayor. Después comieron por la zona centro de Madrid.

Un café con Velázquez y otro con Goya

A las cuatro de la tarde, llegamos a lo que podría considerarse la joya de la corona del día: el Museo del Prado. Tras un gracioso intercambio de pareceres con la responsable del arco de seguridad y alguno de los profesores —en realidad, una broma tonta sobre una supuesta arma fantasma—, los 54 lograron pasar todos los sistemas de detección y acceder a la pinacoteca. Las enormes figuras de los expertos en Historia del Arte, Pablo Quintela y Manuel Olmedo, estuvieron a la altura de las obras comentadas. La explicación se centró absolutamente en Velázquez y Goya, con quienes tomamos un café y estuvimos de tertulia hablando sobre sus mejores cuadros. A los más pequeños les sorprendió el interés y conocimientos de sus compañeros de 2º BAC sobre escorzos, puntos de fuga, estilos y significados ocultos en sus obras. Por supuesto, hubo visitas alternativas de otros alumnos por su cuenta y algunos incluso pudieron examinar detenidamente la estructura y composición de los bancos del museo.

En la parrilla de El Escorial, camino de Vigo

El último día de la convivencia fue el del regreso a Vigo. Como nos venía de camino, los asistentes pudimos hacer una última escala cultural en nuestro viaje. El Palacio de El Escorial fue un regalo imprevisto, casi, casi sin que nadie contase con él. La guía que nos acompañó —simpática, didáctica, divertida— tuvo mucha culpa en el éxito. La sobriedad del palacio de los Austrias sorprendió a los alumnos y más pensando en quién era Felipe II en el mundo. El reloj solar y la sala de batallas fueron lo más sorprendente, y el panteón real lo más espectacular. En la biblioteca, todos los alumnos buscaban el códice E de las Cantigas de Santa María para decirle al profesor de Lingua Galega e Literatura, Patricio Fernández, que lo habían visto por ver si les subía la nota.

El viaje de regreso fue mucho más tranquilo que el de ida. Quizá porque había que recuperar algo las maltrechas fuerzas de tanto trajín o de tantas emociones compartidas. Sin lugar a dudas, la convivencia de estos días ha convertido a Madrid en el centro y capital de Montecastelo.