El jueves 2 de noviembre estuvo en Montecastelo la última incorporación del RC Celta de Vigo a sus filas, el eslovaco Stanislav Lobotka, para charlar un rato con muchos de los alumnos de Montecastelo que participan en las actividades deportivas de la ADM. La charla-coloquio se desarrolló íntegramente en inglés pues el futbolista no conoce aún nuestra lengua.

El acto se enmarca en la iniciativa que la Fundación Celta lleva años poniendo en marcha en los colegios vigueses con jugadores de su primera plantilla para fomentar la vida sana, la práctica habitual del deporte y los beneficios de una dieta saludable para los más jóvenes de la ciudad. En estos últimos años ya han pasado por las aulas de Montecastelo jugadores como Augusto Fernández, Andreu Fontás, Pablo Hernández o Michael Kron-Dheli.

El acto empezó con una presentación del invitado que corrió a cargo del responsable de la Agrupación Deportiva Montecastelo, Jorge Fortes, en la que mostró algunos videos y datos del historial del joven jugador centroeuropeo. Acto seguido, Lobotka se sometió a una rueda de preguntas por parte de los alumnos, en la que se puso de manifiesto el cercano seguimiento de los chavales y la proximidad y sencillez del eslovaco, que mostró sobradas dotes de paciencia ante el interés de sus entrevistadores.

No pocas preguntas se centraron en asuntos relacionados con la nutrición, antes y después de hacer ejercicio. Para el jugador, es vital dormir entre 8 y 9 horas antes de un partido oficial. Recomendó tomar arroz, vegetales, pollo y otros alimentos que nos puedan ayudar a afrontar la actividad física sin problemas.

Sin embargo, la atención pronto se centró en el verdadero interés y curiosidad de los chavales, es decir, en las cuestiones deportivas. Así, nos enteramos cuáles son sus  jugadores favoritos, tanto dentro del Celta como fuera de su equipo —las referencias a Messi fueron ampliamente comentadas—; cómo se había adaptado al equipo vigués o su visión muy positiva de la entrega de la afición y de la ciudad con el equipo. Lobotka nos contó que se decidió por el Celta porque fue el club que más apostó por él en un mercado en el que se lo disputaban varios equipos europeos. También cómo es su trabajo en las posiciones que ocupa habitualmente —medio-centro o medio-defensivo—, y su admiración por el líder del equipo, Iago Aspas.

Terminó el encuentro firmando autógrafos, fotos y camisetas y con el cariño de todos los participantes que pudieron disfrutar de una agradable tarde en compañía de uno de sus ídolos.

Fotos: Rubén Cabral