ILUSIÓN A TOPE EN EL ARRANQUE DE LA TEMPORADA PARA LOS EQUIPOS DE FÚTBOL

Tal y como nos han confirmado sus protagonistas, todos los alumnos que compiten en la Liga Federada de Fútbol han iniciado la temporada con la ilusión puesta en alcanzar el mejor lugar de la tabla. Siguen así una larga estela de triunfos, competiciones y títulos ganados por las camisetas de Montecastelo en sus más de 50 años de historia. Las vitrinas de trofeos del colegio dan buena muestra de ello y siguen ávidas de recibir nuevos títulos.

Hacemos un repaso a la marcha de los distintos equipos en sus respectivas competiciones, tras el arranque liguero.

Categoría juvenil

Después de bastantes temporadas sin tener un equipo en esta categoría, este año podremos disfrutarla de lo lindo: el grupo está formado por alumnos de 1º y 2º de bachillerato. Actualmente este equipo ocupa la zona media de la tabla, en la octava posición. Sin embargo, confían en la capacidad goleadora de sus principales arietes, es decir, Álvaro Mariño y Nacho Varela que ya llevan seis dianas cada uno, y Pablo Rodríguez que ya ha marcado cuatro tantos.

Además, están confiados en sus posibilidades tal y como nos comenta otro de sus integrantes, Enrique García: «creo que tenemos un buen equipo, pero aún hay que ajustarlo para ponernos a tono y empezar a soñar».

Categoría Cadete

Esta temporada volvemos a tener un equipo Cadete que cuenta con un grupo muy competitivo. Este equipo está formado por alumnos de 3º y 4º de la ESO.

Tras un inicio mejorable, el equipo está en la duodécima posición. Pero confían en seguir trabajando para alcanzar los primeros puestos a los que llevan años aspirando. No obstante, llevan cinco años jugando juntos y se conocen a la perfección. Lo mejor del grupo, el buen ambiente de compañerismo y de diversión compartida, tal y como nos confirma Jorge Fraga: «nuestros objetivos principales son aprender y disfrutar juntos con algo que nos apasiona».

Categoría Infantil

El equipo Infantil cuenta con jugadores que empiezan su andadura en el fútbol 11 y también con otros más experimentados que ya llevan al menos una temporada en esta categoría. El equipo está formado por alumnos de 1º y 2º de la ESO. Aunque ocupan el puesto octavo, es una buena posición para ellos por su falta de experiencia. En pocos meses, seguro que mejorarán tanto la técnica como su posición. Su máximo goleador es Javi Varela, con ocho tantos. «Nos gustaría quedar entre los cinco primeros, pero este año se nota mucho que somos nuevos», nos confirma Kiko Alonso, de 2º de ESO.

Categoría Alevín

Este año, la Agrupación Deportiva Montecastelo contará con dos equipos en la categoría Alevín —el A, de 6º de primaria, y el Alevín B, de 5º de primaria—. El equipo A, intentará aprovechar su último año en Fútbol-8 para conseguir algún logro importante, ya que cuenta con Germán Serrano como máximo artillero. Para José María Regojo, las cosas están claras «gracias al entrenador, que sigue motivándonos como si fuera nuestro primer partido». Por el momento van octavos en la clasificación, mientras que, en el Alevín B, destaca Guillermo Avilés en un equipo con las ideas más claras ya que, tras un inspirador inicio de temporada, ocupan el cuarto puesto en la clasificación.

Categoría Benjamín

También el colegio contará con dos equipos en la categoría Benjamín: el A, de 4º de Primaria, y el B, de 3º. Tratan de conseguir los mejores resultados y aprovechar al máximo su temporada, sin olvidar el ambiente de compañerismo dentro del vestuario Así lo reconoce Jaime Pérez: « me gusta el equipo porque estoy con mis compañeros y nos animamos mutuamente cuando cometemos errores». Tanto uno como el otro, ocupan puestos en el centro de la tabla, con mejor posición el equipo A y, entre sus mejores rematadores, se encuentra Roberto Estévez.

Categoría Prebenjamín

Los más pequeños son de 1º y 2º de Primaria y comienzan el año con mayor entusiamo que ninguna otra categoria. Como gran estrella parece que tendrán a Carlos Mantilla, quien aspira, por lo menos, «a la quinta posición, si damos lo mejor de nosotros mismos».

Lo cierto es que, sea como fuere, todos los chavales tienen una gran ilusión por tomarse en serio la competición y confían ciegamente en la tarea de sus entrenadores. Tiene mucho mérito hacer compatible la participación en competición federada con las exigencias de un curso académico, pero es una actividad en equipo, tremendamente placentera, en unos momentos en los que la práctica futbolística no tiene rival en el ámbito deportivo.